El octavo chakra, “el asiento del alma”