El cambio como asignatura pendiente