Flores de Bach

Flores de Bach

La terapia de las flores de Bach desarrollada hace casi ochenta años por el médico e investigador inglés Edward Bach, y en la que hay una gran relación entre el alma humana y la manifestación de la enfermedad, tiene en cuenta el elemento psíquico de ésta. La medicina dominada por la química y la tecnología en algunos de los casos puede ser capaz de eliminar los síntomas de la enfermedad, pero no sus causas: aumenta el conflicto entre el alma y el cuerpo y la curación se hace imposible.
 
El método curativo del Dr. Bach se basa en el hecho de que la enfermedad no sólo es el resultado de trastornos corporales sino que tiene su origen en sentimientos y actitudes de conflicto interno que bloquean nuestra energía vital.
 
El punto fuerte de la terapia de las Flores de Bach radica en la normalización de los trastornos psíquicos y en la resolución de los conflictos internos, así como en la mejora del dolor físico con causas psíquicas reconciliables o síntomas concomitantes.
 
Las flores de Bach no sólo son adecuadas para el tratamiento armonizador psicofísico en enfermedades de todo tipo -en ocasiones de manera adicional al tratamiento médico- sino también para cuidar la salud y llevar una vida sana, ya que estabilizan y eliminan los puntos débiles de tipo psíquico.
 
Empecé a familiarizarme con las Flores de Bach en 2009. El primer contacto con ellas fue a través del curso de Formación como terapeuta floral.
Pero cuanto más he ido conociendo y profundizando en cada una de las esencias, más me maravillan sus propiedades y su delicada forma de transformar estados físicos y emocionales en cada una de las personas que se acercan a ellas.
 
La teoría nos dice que cada una de las esencias florales de Bach está indicada para tratar un problema emocional.
Pero siento que este abordaje no acaba de encajar con mi filosofía ya que sería incompleto en sólo tratar el síntoma.
 
Entiendo el trabajo con las Flores de Bach incluyendo a un actor imprescindible, la misma persona. Con sus síntomas, sí, pero también con su compromiso a colaborar y atender todo aquello que esté sucediendo en su interior.