Activación del ADN

La máxima expresión del shiatsu energético
La flor de la vida
La activación del ADN es la máxima evolución del shiatsu energético. Esta técnica terapéutica es el último fruto de Pauline Sasaki, la gran maestra de shiatsu. Actualmente solo hay 7 personas que conocen este trabajo en toda Europa, entre ellas, Imma Bonet. Antes de su muerte Pauline Sasaki se aseguró de transmitir sus últimos descubrimientos y enseñanzas a estas siete peresonas, de diferentes personas de diferentes lugares de Europa, para asegurar la continuidad de este trabajo tan sofisticado y profundo.

Esta terapia es la expresión más avanzada del shiatsu energético o cuántico. En la activación del ADN se trabaja con las energías sutiles del cuerpo, los chackras y la geometría sagrada. Se trata de una manera sofisticada de acceder a diferentes campos y planos para ayudarte a desarrollar aquello que está escrito en tu ADN pero aún no ha salido a la luz.

¿Cómo se realiza una sesión?

La persona se tumba sobre un futón o camilla y el terapeuta procede, de manera similar a como lo haría en una sesión normal de shiatsu. Pero a diferencia de en una sesión de shiatsu, en una de activación del ADN incorpora técnicas basadas en la geometría sagrada, el trabajo energético con los chakras, el árbol y la flor de la vida, y los códigos ascendentes. Se trata de un trabajo altamente sofisticado en el que abandonamos la tercera dimensión para entrar en la quinta.

¿Cuánto dura una sesión?

Entre una hora o 40 minutos.

¿Qué puede experimentar la persona durante y después de la sesión?

Las sensaciones que puede experimentar el receptor son muy variadas y van desde la relajación profunda a la sensación de estar conectado con el todo. También es normal sentir la unidad del cuerpo con gran claridad; concentración profunda; energía y ganas de emprender nuevas cosas;  paz interna y alegría de vivir;  conexión con lo divino que hay en uno mismo; conciencia de la propia luz; serenidad; determinación; auto-aceptación, etc.

¿Cuántas sesiones necesita la persona?

Depende del caso de cada persona, pero regularmente se aconseja un mínimo de 5 sesiones.

¿Qué hace la activación del ADN?

Conecta con tu parte luminosa, para activar partes de ti que están escritas en tu ADN pero que aún no se han desarrollado. A veces repetimos los mismos errores una y otra vez, o probamos muchas cosas y nada acaba de irnos del todo bien. En ocasiones sabemos que hay algo dentro de nosotros que no podemos sacar a luz, como si algún obstáculo nos lo impidiera. En estos casos, la activación del ADN nos ayuda a superar estos procesos que nos pueden tener atrapados, dándonos una información mas amplia sobre nosotros mismos y abriéndonos puertas nuevas.

¿A quien va dirigido?

A todos, sobre todos a aquellos que sienten poca fluidez en sus vidas y que les cuesta arrancar o salir del punto donde están.

Objetivos del tratamiento:

Ayudarnos a desarrollar el potencial encerrado en nuestro ADN de una manera natural para que podamos vivir la vida con mayor plenitud.