Terapia gestalt

GESTALT 1011221_749685658376069_1915559234_nPsicoterapia individual

La terapia gestáltica es un encuentro existencial entre dos personas donde el terapeuta pone su experiencia viva y su estar presente al servicio del cliente.

El papel del terapeuta es acompañar al cliente en el descubrimiento de aquellos mecanismos automáticos -formas de percibir, pensar y sentir- que lo llevan a reaccionar ante la realidad siempre de la misma forma y que lo hacen sentir tal vez atrapado, desesperanzado, enfadado, desapegado, incapaz, aislado, incomprendido o confundido… Es a partir de este darse cuenta vivencial en una relación de autenticidad, desde donde el cliente puede contactar con una realidad cambiante, rica y nueva, llena de oportunidades creativas, y con un sí mismo mucho más amplio y creativo de lo que supone.

La terapia Gestalt está indicada, tanto para el abordaje de situaciones o conflictos concretos que permiten una terapia de corta duración, como en procesos de autoconocimiento más profundos y sostenidos. La frecuencia de las sesiones es variable, adaptada a cada situación concreta, y es negociada a lo largo del proceso terapéutico.

Sesiones de 60 minutos a horas convenidas.

Terapia Gestalt

Psicoterapia individual

La terapia gestáltica es un encuentro existencial entre dos personas donde el terapeuta pone su experiencia viva y su estar presente al servicio del cliente.

El papel del terapeuta es acompañar al cliente en el descubrimiento de aquellos mecanismos automáticos -formas de percibir, pensar y sentir- que lo llevan a reaccionar ante la realidad siempre de la misma forma y que lo hacen sentir tal vez atrapado, desesperanzado, enfadado, desapegado, incapaz, aislado, incomprendido o confundido… Es a partir de este darse cuenta vivencial en una relación de autenticidad, desde donde el cliente puede contactar con una realidad cambiante, rica y nueva, llena de oportunidades creativas, y con un sí mismo mucho más amplio y creativo de lo que supone.

La terapia Gestalt está indicada, tanto para el abordaje de situaciones o conflictos concretos que permiten una terapia de corta duración, como en procesos de autoconocimiento más profundos y sostenidos. La frecuencia de las sesiones es variable, adaptada a cada situación concreta, y es negociada a lo largo del proceso terapéutico.

Sesiones de 60 minutos a horas convenidas.